sábado, 13 de agosto de 2011

Los terrier tipo bull

Dentro del grupo de los molosos y perros de presa, la familia de los terrier tipo bull tiene por derecho propio un lugar destacado. Casi todo el mundo, incluso el lego en la materia, ha oído hablar alguna vez de la fortaleza y tenacidad legendarias del pit bull - exageradas en el imaginario popular hasta el paroxismo- o es capaz de reconocer la peculiar silueta de un bull terrier inglés. Y es que razas como las que acabo de citar, junto al american staffordshire terrier y al staffordshire bull terrier, son casi ubicuas, habituales de cualquier certamen canino que se precie, imagen de campañas publicitarias y centro de polémicas en la prensa sensacionalista.

 En los años 30 el pit bull "Pete the Pup"- hijo del mítico "Earl´s Tudor Black Jack"- aparecía en la serie televisiva "La pandilla"

En este artículo pretendo hacer un recorrido general desde el origen de la estirpe hasta el momento en que surgen razas diferenciadas y perfectamente estandarizadas, deteniéndome con especial atención en la fase de desarrollo de cada uno de los grupos.

Orígenes:

Los terriers tipo bull son, en esencia, el producto del mestizaje entre molosos y terriers; esa es la verdad fundamental, avalada por todas las fuentes históricas y aceptada por la casi totalidad de expertos, a excepción de algún que otro excéntrico de los que hablaremos más adelante, que a día de hoy no han sido capaces de argumentar con datos nada de lo que dicen.

El segundo punto que hay que tener claro es que el origen geográfico de este conjunto de razas es originariamente Gran Bretaña, más tarde algunos de los miembros de la familia se terminaron de consolidar en EE.UU.  y otros incluso acabaron en lugares tan exóticos como la India – recordemos a los bull terrier tipo Hinks exportados a las colonias británicas del Punjab. Pero el punto de partida inicial fue en todos los casos el mismo: Inglaterra, Escocia e Irlanda.



Aportación genética de perros molosos:

Los perros tipo "alaunt"  eran comunes en las islas británicas ya en el Medievo, se ha escrito y teorizado mucho acerca de su llegada desde Europa continental y tiempo habrá en este blog de abordar ese tema, por el momento nos quedamos con la hipótesis que yo suscribo acerca de la íntima relación entre pueblos de estirpe indoeuropea y molosos. Con lo cual parece bastante probable que los primeros canes de ese tipo llegasen con los celtas que hacia el siglo V a.C. , es posible también que los romanos  al conquistar Britania dejasen allí sus propios perros ( siglo I )  y que sobre este acervo o “pool” genético se superpusiese una vez más lo aportado por las sucesivas invasiones que sufrieron las islas por parte de pueblos germanos – anglos, sajones y jutos – y escandinavos – daneses y normandos; en definitiva, todos pueblos indoeuropeos de tradición guerrera y con perros poderosos.

En cualquier caso, hacia finales de la baja Edad Media , ya casi en Alta Edad Moderna, tenemos noticias que indican que de ese grupo de molosos tantas veces mitificado, los "alaunt" , han surgido ya tipos raciales o morfológicos – no hablo de razas, porque no existía la cría selectiva ni el concepto de estándar-  bastante diferenciados. Uno es el de los perros estilo mastiff – la imagen que todos tenemos de un moloso tipo dogo de gran envergadura, con una estructura ósea muy poderosa y empleado en labores de guarda- y otro el de canes afines al "bandogge" – no confundir con lo que hoy se entiende por bandog – que es claramente un perro de presa empleado en  tareas variadas como la persecución de cazadores furtivos en los bosques del rey, caza mayor y auxiliar de los carniceros. Esto, naturalmente, no es más que una simplificación hecha por los estudiosos , tomando como referencia los pocos términos recogidos en manuscritos, tratados de montería y textos diversos de la época ; en las sociedades medievales, y por extensión en casi todas las anteriores a la revolución industrial, no hay un criterio unificado ni tan siquiera para ponerse de acuerdo en las unidades de peso y medida – algo cotidiano en las labores comerciales- entre lugares que distan unas pocas leguas, con lo cual que nadie piense que en la Inglaterra de los siglos XIV, XV o XVI todo el mundo se refería al mismo tipo de animal cuando citaba el término bandogge. Además tenemos el problema de la inexistencia de cría estandarizada, con lo cual la falta de uniformidad racial sería una constante lógica, provocando, por poner un ejemplo, que en determinadas zonas geográficas los molosos de presa fuesen claramente braquicéfalos y de mordida prognática,  y en el condado vecino de tipo mesocéfalo y con mordedura en tijera.


 Este cuadro de George Coll que representa a los primeros mastiffs nos da idea de la falta de uniformidad racial en etapas anteriores a la estadarización.

Lo que si se tiene claro es que ya hay testimonios del siglo XIII acerca de ciertos espectáculos populares, que enfrentan a un tipo de moloso ya más ligero contra un toro. Me refiero, por supesto, a la ya clásica referencia al conde de Stamford,  William Earl Warren, que en 1209 divertido al presenciar como un grupo de carniceros azuzaban a sus perros contra un par de toros fugados, decidió donar el prado donde había tenido lugar tal lance a la Unión de Carniceros para que cada año comprasen un toro bravo con la idea de repetir este “juego” sangriento. La historia nos puede haber llegado más o menos deformada, pero nos da una idea del origen de este tipo de tradiciones, que por otro lado estaban extendidas por toda Europa y que en España desembocarían en la tauromaquia – no olvidemos los grabados de Goya que reflejan la “suerte de perros” dentro de la lidia.


 Grabado de Goya que refleja la "duerte de toros" dentro de la lidia

De este modo actividades como el “bull baiting”  y el “bear baiting”- aquí el perro se enfrenta a un oso-  ya eran algo absolutamente extendido en tiempos de la reina Ana I Estuardo (1665-1714), existiendo en la ciudad de Londres  una zona específica llamada “Hockley-in-the-Hole” , muy cerca de la actual calle Farringdon, en la zona centro, donde semanalmente se ofrecían este tipo de espectáculos. Mientras, en las pequeñas poblaciones alejadas de la capital, como Stamford y Tutbury , se continuaba con estas tradiciones medievales con una periodicidad anual.


Dibujo que representa al típico bulldog del siglo XIX

Los juegos consistían básicamente en atar a un toro o un oso- se llegaron a utilizar leones y leopardos- a una pieza de hierro firmemente fijada al suelo a través de una cadena de unos 9 metros de longitud – 30 pies-  y que entonces los perros se abalanzasen sobre el animal y lograsen inmovilizarlo. Para darle más intensidad al enfrentamiento era común irritar las mucosas nasales del toro con pimienta. Existían otras variedades de lucha en las que un perro en solitario se enfrentaba a la res y trataba de sujetarla y derribarla mordiendo exclusivamente en los ollares.


 Viñeta satírica de tipo político en la que Abraham Lincoln aparece junto a un "old bulldog"

Y es en este caldo de cultivo de peleas de toda condición, donde se va fijando como tipo racial el antiguo bulldog inglés, que a tenor de los grabados de la época tenía un aspecto similar al de razas como el bulldog americano actual y algunos mestizos de pit bull o american staffordshire terrier. Era por tanto una evolución de los molosos medievales estilo dogo, que a lo largo de la Edad Moderna y con toda probabilidad a través de tipos intermedios como el bandogge, había ido evolucionando hasta reducir su talla, adquiriendo así mayor funcionalidad.


 Pintura que representa a los clásicos perros que participaban en espectáculos de "bullbaiting"

Hacia finales del siglo XVIII y principios del XIX se llevan a cabo mestizajes de estos "old bulldog" con terriers, buscando así aumentar el fondo físico y la combatividad, cualidades muy útiles en las peleas de perros que cada vez se hacían más populares. En1802 un proyecto de ley para la supresión del “bullbaiting” llega a la Cámara de los Comunes británica, pero es paralizado por 13 votos, no obstante, en 1835 el Parlamento aprueba finalmente  una ley relativa a la crueldad contra los animales en la que se prohíbe de forma expresa la práctica del “bullbaiting”, “bearbating” y similares. Esto provoca que nuevos “entretenimientos” menos espectaculares y costosos, y que por tanto podían pasar más desapercibidos y burlar así la nueva ley,  como las peleas de estos primitivos “bull and terriers” o las competiciones de caza de ratas ( "ratbaiting" ) , se consoliden y comiencen a extenderse por todas las zonas urbanas. Eran actividades clandestinas, pero causaban menor alarma social que los espectáculos con toros y osos, de modo que las autoridades hacían la vista gorda.


Aportación genética de perros tipo terrier:

Antes de nada, debemos de tener claro que los terrier en el contexto del siglo XIX no eran más que otra gran familia de perros, un tipo racial o un grupo morfológico, como se le quiere llamar, pero jamás un conjunto de razas, porque como ya he repetido varias veces en este blog: sin estándares y selección zootécnica no se puede hablar de razas. Los llamados terriers no eran sino perros “terreros”, esto es, canes alimañeros, especializados en la caza dentro de huras y bregados durante generaciones en la lucha constante contra tejones, nutrias, ratas etc. Esto determina un tipo físico muy específico, son por tanto ejemplares de reducido tamaño, fibrosos, con buena dentadura y sobre todo muy corajudos, animales bravos acostumbrados a enfrentarse en inferioridad de condiciones a enemigos terribles- imaginemos por un momento a un tejón europeo de 10 o 12  kilos,  atrincherado en su madriguera, esperando a que un terrier asome la cabeza…


 Terrier de la época participando en una competición de "ratbaiting"

De modo que no tenemos que pensar en los actuales west highland white terrier, scotish o yorkshire, hemos de fijarnos en razas como los fell, patterdale, jag, manchester o jack russell terrier, para hacernos una idea del tipo de animales que contribuyeron con sus genes a la conformación de toda una nueva casta. Lo más importante de la herencia terrier en el tipo de perro mestizo que estaba naciendo fue el llamado “game” o "gameness" , un término que cualquier aficionado al pit bull maneja habitualmente- a menudo sin entenderlo muy bien- y que en resumidas cuentas hace referencia al instinto de pelea natural, a la extraordinaria combatividad que - siguiendo el ejemplo de unas líneas más arriba – llevaba a un pequeño perro a meterse de cabeza en la madriguera de un tejón enfurecido, dispuesto a vender cara su vida, y que en esas circunstancias jamás cejase en su empeño por hacer presa en el objetivo, para terminar sacándolo fuera de la hura. Ese es el verdadero origen de la “finura” – término que se emplea tradicionalmente en los países de lengua castellana para referirse al “game” y que deriva del mundo de las peleas de gallos- que posteriormente, modelado en los reñideros durante decenios, se hizo algo indisociable de los terrier tipo bull – al menos en teoría, porque ya iremos viendo que la evolución y desarrollo de los diferentes representantes de esta amplia familia fue dispar.

 De izquierda a derecha: patterdale terrier, jack russell terrier y manchester terrier, tres razas actuales que ejemplifican a la perfección el tipo de perros terreros que se emplearon en los mestizajes con el "old bulldog"

Ciñéndonos a los acontecimientos históricos podemos establecer con seguridad aportes de terriers blancos  y terriers negro y fuego, estos últimos antecesores del actual terrier de manchester. Pero más allá de eso no hay nada claro, porque los primeros cruces fueron arbitrarios y cuando se planteó una cría más selectiva ya fue sobre ejemplares mestizos.


Nace la familia terrier tipo bull:

Hacia 1850 nos encontramos con estos mestizos de antiguo bulldog y terrier que ya se han consolidado como una nueva tipología racial; se hacen cada vez más populares y se los empieza a conocer con nombres variados:  “pit dog”, “staffordshire fighting dogs” , “bull and terrier”, “bull terrier”, “half and half”, “ blue paul “ (en principio una variedad escocesa caracterizada por un color gris azulado), “yankee terrier” y “pit bull dog” (en EE.UU.) ,  “bull dog terrier” o simplemente “bull dog” – todavía hoy en día en el mundo anglosajón mucha gente se refiere a los american pit bull terriers con este nombre olvidándose de la herencia terrier.


"Bull and terrier" primitivo producto de los primeros cruces

Son animales que rara vez superan los 12 kilos de peso y destinados a la llamada lucha en el hoyo (el “pit”) ; el grado de especialización es tal que empiezan a surgir líneas de sangre con modos particulares de pelear: algunos atacan frontalmente, otros poseen un grandísimo fondo físico, los hay que se lanzan a morder las patas, etc.

Y en este punto es donde se da la primera gran división dentro de la familia de los terrier tipo bull, al separarse la línea americana de la europea.



Terriers tipo bull en Estados Unidos:

 1º) American pit bull terrier y american staffordshire terrier:

Con al emigración de trabajadores procedentes de Gran Bretaña e Irlanda a Estados Unidos, llegaron también sus perros, en las ciudades de la costa este del país comienzan a proliferar fosos donde estos recién llegados “juegan” a los canes y el dinero de las apuestas pasa de mano en mano. La entrada de los “bull and terriers” del Viejo Continente se produce en dos fases, en la primera (desde el siglo XVIII hasta 1861) destaca principalmente un ejemplar llamado “Spring” que fue importado en 1857 por un tal McCaffrey y que marcó toda una época. Sin embargo la guerra civil norteamericana (1861-65) acabó con casi todos los linajes y  hubo que esperar a la posterior oleada de inmigrantes para que los “bull and terriers” se asentaran definitivamente en el territorio de EE.UU.

Cartel de la I Guerra Mundial en el cual vemos representado a Estados Unidos por un terier tipo bull


Obviamente, en ese periodo sigue sin existir una selección racial vinculada al aspecto o a la adecuación a un estándar, porque lo único que importa es la combatividad de los ejemplares y su capacidad para ganar peleas,  y así de paso  engordar la cartera de sus dueños. Los enfrentamientos  se hacen por categorías de pesos y parece iniciarse entonces un progresivo aumento en el tamaño medio de los ejemplares con respecto al tronco británico; la razón está en la mejora de las condiciones económicas en el nuevo país de acogida, que permitía alimentar mejor a los animales, y probablemente en la relajación de las leyes locales que no sancionaban en modo alguno estas actividades, con lo cual no era necesario esconder a los perros y la mayor corpulencia dejaba de ser un handicap para aquellos que hasta ahora se habían movido en la clandestinidad.

Después de la Guerra de Secesión es cuando llegan a tierras americanas algunos de los perros más famosos como Pilot o Paddy, importados por “Cockney” Charles Lloyd, un inglés originario del "East End" londinense que obtenía sus perros en la zona de Walsall, una pequeña localidad del llamado “Black Country” , el área más industrial en la Inglaterra del XIX y vivero de “bull and terriers” de calidad.


 Cockney ”Charles Lloyd con sus míticos perros "Paddy" y "Pilot"

Décadas más tarde aparecerían los perros del irlandés John P. Colby, línea que sentaría las bases de lo que luego sería el american pit bull;  a esta se le unen muchas otras sangres procedentes de la vieja Irlanda como Corcoran, Gas House, Lightner o Noonan, junto a  otras estrictamente británicas del tipo de Tudor, Corvino o Farmer.


Pincher, un conocido perro de línea Colby

A finales del XIX toda esta casta de perros gladiadores goza de una salud y un desarrollo envidiables en tierras americanas, y es entonces cuando Chauncy Bennet decide formar el  UKC (United Kennel Club) con el objetivo de llevar un registro legal de los “pit dogs”, ya que los clubs cinófilos de reciente creación no reconocían a estos como raza. Al parecer fue idea de Bennet denominar a estos perros como american bull terrier, pues el término “pit” tenía connotaciones negativas. No obstante años después la misma UKC retomaría la denominación completa.


American pit bull contemporáneo de líneas 100% seleccionadas por y para las peleas ; el tipo físico, contrariamente a lo que muchos piensan, es mucho más ligero y fibrado que el de un perro de exposición

En 1909 sería la ADBA ( American Dog Breeders Asociation)  la que iniciaría su andadura con un libro de orígenes específico; el creador de esta nueva asociación fue Guy McCord, un irlandés de Chicago, y  John P. Colby, íntimo amigo del anterior, el segundo de a bordo y a la postre máximo impulsor del proyecto.


Pit bull común

En este punto podemos decir que los terrier tipo bull comienzan a ser una raza, o al menos dan los primeros pasos en ese sentido, ya que los criadores empiezan a plantearse cuestiones más allá de la funcionalidad en un ring de pelea. Existen registros de nacimientos, pedigríes y algunos se plantean cuestiones relativas al fenotipo, al aspecto físico que estos canes han de tener.

1936 es la fecha clave en el desarrollo de los “bull and terrier”  norteamericanos, ya que en ese momento un grupo importante de criadores del UKC, descontentos por no poder competir en pruebas de belleza y conformación física aceptan un ofrecimiento del AKC (American Kennel Club) para obtener un reconocimiento oficial  de su raza. El problema que se plantea es que los criadores ingleses ya habían registrado bastantes  años atrás perros de una raza denominada “ bull terrier” (el tipo Hinks) , que era el nombre con el cual se identificaban realmente los criadores del UKC, y para colmo una denominación alternativa como “staffordshire bull terrier” también había sido reconocida en Inglaterra tan solo un año antes, con lo cual finalmente debieron optar por el nombre “american staffordshire terrier”. El topónimo “Staffordshire” que tan extraño le puede resultar a algunos aficionados, deriva el condado homónimo, el cual estaba enclavado en el ya citado “Black Country” británico , zona minera e industrial por antonomasia de la cual habían salido multitud de perros tipo “bull terrier” ; de hecho alguna de las denominaciones no oficiales para referirse a toda esta casta incluía ese término y desde luego, tras descartar expresiones como “bull terrier” o “bull and terrier”, era preferible ésa a otras que hacían referencia a su condición de perro de pelea.



Sobre estas líneas dos impresionantes fotografías con ejemplares de american staffordshire terrier

Aquí es donde se produce una nueva división importante dentro del grupo. A partir de este momento los perros del registro UKC que habían pasado a ser reconocidos por el  AKC – parece un galimatías, lo sé…-  inician una andadura en solitario para no volver a cruzarse jamás con las líneas de sangre de asociaciones como la ADBA ; son, tal y como ya hemos dicho, los american staffordshire terrier (AST o AMST). Esta nueva raza está, en principio, totalmente alejada de los rings de pelea y es tratada como un perro más de exposición, con estándar claramente definido que determina proporciones, colores, tamaño etc.

Mientras tanto la ADBA, y el UKC – lo que queda de él tras el nacimiento del american staffordshire terrier- siguen su andadura con el concepto de perro conocido en todo el mundo como american pit bull terrier. Poseen también estándares – diferentes entre sí- pero está claro que lo que más peso tiene en sus procesos de selección es la funcionalidad. Con el correr del tiempo será la ADBA la que se lleve todos los honores al ser internacionalmente reconocida como la máxima autoridad en todo lo relacionado con el american pit bull terrier (APBT) , mientras que la UKC pasa a ser la perdedora y a quedarse en una extraña posición equidistante, ya que en sus libros de orígenes continua sin reconocer por mucho tiempo la diferencia entre APBT  y AMST .



2º) Otras razas y tipos afines de la rama americana:

A) Boston Terrier:

Existen muchas otras historias interesantes relativas a la familia bull terrier americana, que son desconocidas en gran medida por el gran público, por ejemplo, pocos saben que el boston terrier procede de los llamados “bull terrier de cabeza redonda”,  los “pit dogs” más cercanos a los primeros ejemplares británicos que llegaron a Nueva Inglaterra con las primeras oleadas de trabajadores industriales. Se cita a un perro llamado “ Hooper´s Judge”, un “bull and terrier” de 14 kilos de peso, que fue comprado por Robert C. Cooper en 1860, y que al ser cruzado con otra perra de parecidas características, “Gyp”, dio origen a toda una línea que culminó con el nacimiento de Barnard´s Tom, el ejemplar al que todos consideran como el primer paso en el camino hacia lo que luego sería el boston terrier.


Boston terrier

Esta sucesión de cruzas entre mestizos de bull dog y terrier en la ciudad de Boston nos lleva hasta 1870, fecha en la que se presenta públicamente este nuevo tipo racial al que se denomina simplemente “bull terrier de cabeza redonda” o “american terrier”.  En 1891 se crea el club oficial y este solicita al AKC ser admitido bajo la denominación de “American Bullterrier Club”;  en 1893 el cinófilo y escritor James Watson considera que  es conveniente un cambio de nombre que aleje a la raza en ciernes del estigma de las peleas y se adopta el de Boston Terrier Club,  siendo así admitidos y reconocidos oficialmente por el AKC.


B) Tipos afines y diversas razas con influencia “bull and terrier”:

La huella de estos perros la podemos rastrear en muchas otras razas y tipos morfológicos, de este modo parece bastante claro que el bulldog americano – descendiente de los primeros old bull dogs ingleses llegados al continente a finales del XVII y principios del XVIII- puntualmente pudo recibir aportes de sangre de la nueva casta de mestizos, máxime si tenemos en cuenta que la inmigración británica e irlandesa se produjo en varias oleadas que se fueron superponiendo, alternando zonas rurales y urbanas como lugar de destino. Y lo que por supuesto está fuera de toda duda es la utilización muy reciente de APBT y AST para diversos proyectos de recreación y recuperación de “old bulldog”.


 Ejemplar de american bulldog con un fenotipo que muestra una clara influencia "bull and terrier" 

Perros como el catahoula leopard dog también han sido mestizados en diverso grado, tanto para reforzar sus cualidades como animales de presa, como para crear nuevos tipos intermedios – de hecho últimamente han surgido APBT color merlé que atestiguan estos cruces.


 Mestizo de pit bull y catahoula leopard dog




Pit bull color merlé que indica cierto grado de mestizaje con catahoula leopard dog

Y por supuesto no podemos olvidarnos de los “bandog” en todas sus formas y combinaciones, una tipología canina que en su origen viene a ser un mestizo de APBT con algún tipo de gran moloso como el mastín napolitano, el mastín inglés o el bullmastiff. Aunque en los últimos años este tipo de combinaciones se han ido complicando más y más, hasta el punto de añadir tres y cuatro razas distintas, en detrimento de la aportación terrier tipo bull.




Ejemplares de bandog

Para acabar quedarían toda la larga lista de mestizos imposibles que algunos criadores americanos se empeñan en dar carácter de raza, hay tantos como uno se pueda imaginar: APBT x AST , Boxer x APBT, Boxer x APBT x American Bulldog , APT x Patterdale terrier , Malinois x APT, etc, etc.



Mestizo de pastor belga malinois y pit bull terrier



Terriers tipo bull en Gran Bretaña:

El desarrollo de la familia en el lado Este del atlántico viene marcado por las limitaciones de la legislación británica y la sensibilidad heredada de la Ilustración del siglo XVIII, todo lo cual hace que la misma hostilidad hacia los espectáculos sangrientos, que ya había finiquitado el "bullbaiting", comience a debilitar el espectáculo del “pit dog”. De este modo muchos empiezan a plantearse la necesidad de conseguir canes con un aspecto más estético y así abrir la vía de los certámenes de belleza a estas razas.


1º) Bull Terrier inglés y bull terrier miniatura:

James Hinks , un irlandés pobre emigrado a Birmingham, hacia 1850 decide tomar a los “pit dogs” ingleses de la época y comienza una cría selectiva con el objetivo de conseguir formas más esbeltas y con cabezas menos achatadas. Para ello lleva a cabo cruces con  terriers blancos y con dálmata, ya que además buscaba una capa lo más clara posible para sus ejemplares. No se sabe con seguridad, pero parece que también pudieron existir cruzas con greyhounds , pointer español - un perro de cobro antepasado de razas como el perdiguero de Burgos- e incluso foxhound. Al aficionado contemporáneo le pueden resultar algo exóticos estos cruces fuera de la esfera terrier, pero en el contexto de la época resultaba del todo natural introducir sangre de lebreles y perros de caza creyendo que estas podría dotar a los canes resultantes de mayor velocidad, instinto predatorio y avidez en la presa- tengamos en cuenta que los “bull and terriers” más ligeros también eran excelentes perros ratoneros y alimañeros.


Bull terrier inglés prototípico de principios del siglo XX

En etapas posteriores algunos cinófilos hablan de la posible influencia del collie y el borzoi ruso, con el objeto de dar a la cabeza del bull terrier su peculiar forma “apepinada”, aunque estas teorías caen en el campo de la especulación porque no existen pruebas documentales.

En cualquier caso, el fin último era obtener un perro con cualidades extraordinarias en el aspecto funcional y al tiempo muy armónico de líneas, y parece que lo consiguió, ya que el bull terrier tipo Hinks pasó a conocerse con el nombre de Caballero Blanco.

En 1862 fue presentado en las exposiciones de belleza londinenses y a partir de ese instante continúa desarrollándose en dos variedades de color – blanco y manchado- y en dos tamaños – de menos de 5 kilos y por encima de ese peso, que con el tiempo evolucionaron hasta las actuales variedades estándar y miniatura.

En 1895 sufrió otra importante modificación en la selección, ya que el corte de orejas fue prohibido, con lo que hubo que empezar a criar con ejemplares de orejas erectas de forma natural.



En la primera instantánea bull terrier manchado- variedad que se obtuvo volviendo a cruzar con los antiguos "bull and terrier"- y en la siguiente un ejemplar con la clásica capa blanca de la raza

Una curiosidad en la historia de esta raza es la transformación estética que ha sufrido a lo largo del siglo XX, ya que habiendo sido seleccionado con la idea de obtener un perro de líneas esbeltas, andando el tiempo, y como consecuencia de las modas, ha acabado siendo uno de los representantes de la familia terrier tipo bull de aspecto más rotundo y tosco.



2º) Bull terrier de Stafordshire:

Lo inevitable tenía que llegar, así que finalmente algunos de los criadores y aficionados más importantes, que veían como el mundo del “pit fight” tocaba a su fin, decidieron pasar a la oficialidad. El 25 de mayo de 1935 es reconocida la raza por el Kennel Club británico, curiosamente dos meses antes de que se fundase el club oficial – en junio del mismo año. Los estatutos y el estándar fueron redactados en el “Old Croos Guns”, un pub de la zona de Black Country, donde Joseph Dunn y otros 30 fanáticos de la raza se reúnen con este objetivo.

El término Staffordshire fue añadido para distinguir a la raza del bull terrier de James Hinks, y al igual que en el caso del AST es un homenaje al condado de las Midlands del cual, por tradición, salieron la mayor parte de “pit dogs” ingleses.


Grupo de stafforshire bull terrier


Reseñar, por último, que en la década de los 80 algunos criadores británicos comenzaron a importar perros de Irlanda, ya que consideraban que el tipo más puro, el más cercano a los auténticos perros de pelea del XIX, había sobrevivido en tierras de la isla vecina. Al parecer es cierto que los irlandeses nunca dejaron de pelear a sus perros, hasta tal punto que algunos consideran al staffordshire bull terrier irlandés una raza definida, y así se refiere en muchas webs y publicaciones. Además el añadido “irlandés” al nombre original de la raza, es empleado a menudo en Inglaterra en los anuncios por palabras de los periódicos para indicar que lo que se está vendiendo es un auténtico perro de pelea y no un ejemplar de exposición. Por supuesto, el club oficial del staffordshire bull terrier se desmarca totalmente de este movimiento de "recuperación".


Ejemplar de pelea de irish bull terrier , variedad de perro que algunos criadores llegaron a emplear en los 80 en sus cruzas con el staffordshire inglés con el objeto de volver a la antigua pureza de las líneas de perros de "pit".


3º) Otros:

En las islas británicas la sangre de “bull and terriers” e incluso directamente de “old bulldog”  también se puede rastrear, en menor medida,  en razas como el airedale terrier, que en su proceso de estandarización tuvo aportes de este tipo con el objeto de dotarlo de mayor fortaleza y capacidad de presa, o en el plummer terrier - cruce de jack russell, beagle, bull terrier y fell terrier rojo.


 Cachorros de airedale terrier, otra de las razas con sangre "bull and terrier"



La amplitud de caja torácica del plummer nos da pistas de su sangre bull terrier


La influencia de la familia terrier tipo bull en el resto del mundo:

Fuera de EE.UU. y Gran Bretaña podemos rastrear su influencia en razas actuales como los gull terr pakistaníes o los bull terr de la India; ambas castas tienen su origen en los bull terrier tipo Hinks llevados por los británicos en la época victoriana.


Gull terr , raza descendiente de los bull terrier tipo Hinks llevados a Pakistán


Y tampoco debemos olvidar a los bull arab australianos, que entre otras herencias llevan la del bull terrier inglés estándar.

El perro de presa australiano por excelencia, el bull arab


El presa canario en sus diversos cruces ha recibido aportes genéticos de bull terrier, pit bull y american staffordshire.

Presa canario, un moloso con herencia genética de terriers tipo bull

En las categorías de peso más ligeras los tosas inu empleados en las peleas de Japón- donde son legales- están también mestizados con pit bulls.


Cruce de tosa y APBT

Argentina también tiene su propio tipo de mestizo de sangre pit bull, se trata del pampa, una cruza con dogo argentino bastante popular hace unas décadas.


Pampa



El dogo argentino, símbolo de toda una forma de entender la caza mayor en el Cono Sur

Y el mismo dogo, emblema de la cinofilia argentina, lleva en sus venas sangre bull terrier, tanto por su herencia del perro de pela cordobés como por los sucesivos cruces que pusieron en práctica los hermanos Nores Martínez.

La lista podría ser larguísima, porque en cada rincón del planeta hay alguna estirpe con influencia “bull and terrier” en alguna de sus formas, lo cual no hace sino confirmarnos el gran prestigio que tiene esta familia canina a nivel global.


Controversia sobre el origen de los “bull and terrier” en los últimos años:

Dejo para el final el asunto de algunas voces disonantes, a las que ya hice referencia en el tercer párrafo de este escrito, que cuestionan la influencia terrier en algunos miembros de este grupo racial canino, en concreto me refiero al APBT. Según Richard Stratton existirían razas, como el bull terrier o el staffordshire bull terrier inglés, que sí que procederían de un mestizaje, pero en cambio, tanto el american pit bull terrier como el american stffordshire terrier serían una evolución del clásico "old bulldog inglés", que en América habría conservado todas las aptitudes de antaño e incluso las habría potenciado; mientras que en gran Bretaña, por culpa de las exposiciones de belleza, la raza habría ido cambiando hasta convertirse en un mero perro faldero.

En España existe otro defensor de una teoría similar, se trata de Mariano Peinado,  el responsable de Villa Liberty kennels, que se hizo bastante mediático a raíz del asunto de los llamados “perros peligrosos” a finales de los 90. Este hombre sigue las ideas de Stratton, pero añadiendo algo todavía más exótico, y es que al parecer el “old bull dog” no sería otra cosa que el antiguo alano español que en los siglos XVI y XVII se fue extendiendo por toda Europa a través de campañas militares. Con lo cual, en definitiva, el actual APBT es un alano ibérico moderno.

Estas hipótesis pueden ser más o menos divertidas, pero carecen de todo fundamento histórico y no se apoyan más que en especulaciones sin ninguna base documental. A lo sumo, en el asunto de la influencia de alano, o antiguo perro de toro español, sí que parece probadas algunas importaciones puntuales para refrescar la sangre inglesa realizadas en el siglo XIX - de hecho existen registros de compras realizadas en 1840, 1868 y 1873, en las que figura el comprador y los perros adquiridos- pero más allá de eso no se puede atribuir un origen ibérico al bulldog inglés, y mucho menos al APBT.

* Cada una de las razas citadas tendrá un artículo específico en el blog y de este modo podremos extendernos en las particularidades de cada tipo canino.

24 comentarios:

  1. Mira la verdad me parece muy bueno el trabajo que realizas en este blog, la verdad que te pasaste y te agradezco un mucho, y si me permites voy a sacar un poco de información de aquí para ponerlo en mi blog que es www.yoamoalpitbull.blogspot.com para ver si de esa forma vamos cambiando un poco el parecer de muchas personas y tratando de llevar conocimiento sobre lo que es un Pit bull terrier ya que hoy por hoy muchos desconocen cual es el standar y el pasado de esta raza y porque ven a un perro, que al parecer va al gimnasio, creen que solo esa clase de perros es un Pitbull. Desde ya muchas gracias y segui asi que vas de 1000 ;)

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, sólo intento traer un poco de coherencia a todo lo relacionado con los molosos y perros de presa, un mundo en el que, tal y como dices, hay mucha desinformación.

    Puedes extarer la información que desees para tu blog, tan sólo te pido que cites la fuente original si vas a copiar textualmente parrafos enteros- o incluso todo el artículo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9/3/12 18:49

      Me gustaria saber que hay de verdad sobre el pit bull mexicano,existe ,es una linea diferente con un peso inferior etc?
      saludos

      Eliminar
  3. Tremendo trabajo,soy amante de esta fenomenal raza pregunta q te hago tengo an pit inscrito en la ACA quisiera saber si lo puedo inscribir en la ADBA

    ResponderEliminar
  4. No me suena la ACA, tengo idea de la AKA, y por supuesto el AKC ; en cualquier caso la ADBA sólo reconoce a sus propios perros. Puedes ir con un animal adulto y que te lo reconozcan sólo si consigues demostrar que sus padres- ambos- eran perros ADBA.

    Esa asociación es extraordinariamente exigente y no admite pit bulls sin un arbol genealógico claramente GAME. No ocurre como con algunos clubs de razas tipo pastor alemán, boxer o rottweiler donde hay posibilidad de que un juez estudie las características de tu animal y si son acordes al estándar de la raza te de los "papeles oficiales".

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Esto es el mejor resumen que he visto de la historia del american pit bull terrier. Enhorabuena !!!!

    ResponderEliminar
  6. por fabor pongan fotos de los tres tipos de pitbull diferentes

    ResponderEliminar
  7. HOLA... Está muy bueno el documento, voy a tomar aportes y quizás parrafos enteros, tendré en cuenta citar al autor y añadir un enlace de entrada a tu blog.

    Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  8. Anónimo9/3/12 21:04

    COMO VES HOY EN DIA AL STAFFY?DICEN QUE HA PERDIDO EL VALOR DE ANTAÑO...

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Impresionante articulo en un gran blog. Felicitaciones.
    Poco decir, salvo que estoy cada dia mas feliz de incluir en mi familia una perra Amstaff.

    ResponderEliminar
  10. Hola buen articulo, pero creo que te equivocas al decir que el GAME de un pit dog le biene de los terrier antiguos, el game de un perro de caza ( terrier) no se puede comparar con el game de un Pit dog (APBT).
    Yo creo que el game del APBT empeso a desarrollarse poco a poco cuando se empesaron a criar para las peleas, de perros antes de esto no eran game.
    En conclusion se pede producir perros game a partir de cualquier raza claro esto te tomaria muchas decadas jeee..

    ResponderEliminar
  11. yo creo que los stanford chein bull terrier son adorables ya que tengo uno y lo quiero demasiado a pesar que la gente los ve igual a los pit bull ellos son totalmente diferente según mi punto de vista yo no lo saco con vosal a la calle porque casi todos lo conocen y saben que el no ataca a nadie por lo tanto no deveria confundirlos con los pit bull finalmente los perros se comportan segun como los eduquen sus dueños
    R.V

    ResponderEliminar
  12. YO CREO REALMENTE QUE LOS PERROS NO SON DE PELEA SI LOS DUEÑOS NO SABEN CUIDARLOS NO LOS DEVERIAN TENER Y EN ALGUNOS CASOS ADOPTAR YO TENGO UN STANFOR CHEIN BULL TERRIER Y NUNCA LE E PUESTO BOSAL PARA SALIR A LA CALLE YA QUE ES INOFENSIVO

    ResponderEliminar
  13. ES DEMASIADO BKN

    ResponderEliminar
  14. Buenísimo artículo! has escrito algo del boxer? me encantaría leerlo!

    ResponderEliminar
  15. todo este tipo de informacion nos ayuda a entender que el proposito de este tipo de raza de perros no es con un fin negativo, solo se crearon de acuerdo a la necesiad de aquel tiempo,la ideología que tenemos de estos perros (terries) es que son para exibicion o pelea, pero no, con esta resumen de esta raza eh aprendido mucho, y ahora puedo dar una mejor explicacaion del origuen de esta raza.
    tenemos que cambier la forma de pensar de las personas respecto a lA FAMILIA DE LOS TERRIES O BULL.

    ResponderEliminar
  16. me interesa saber que tan peligroso es tener un perro asi el mio es cruza de bullterrier staffordsharie y apenas tiene dos meses y mi preocupacion es por mis dos hijos tengo una bebe de un año y un niño de 7 años y mi pregunta es si no son un peligro porq me han comentdo que son muy bravos y y segun la informacion que vi son perros de pelea

    ResponderEliminar
  17. Anónimo8/2/15 21:58

    Excelente blog amigo podes brindarme mas informe del staffordshire bulling terrier y de esa variedad irlandesa que mencionas gracias

    ResponderEliminar
  18. Excelente articulo. Es muy bueno saber esto con el fin de entender mejor a nuestro perro.
    En esta pagina he encontrado un articulo muy interesante pero triste de los cebos para perros. Si teneis una mascota estaria bien leerselo ya que podriais evitar una intoxicacion
    Aqui os dejo el link: http://www.mascothouse.es/cuidado-cebo-a-la-vista
    Ya se que tiene poco que ver con razas pero es un tema muy importante y queria compartirlo con vosotros

    ResponderEliminar
  19. Aqui tambien encontre un articulo relacionado con este tema
    http://www.mascothouse.es/perros-de-caza-tipos-y-adiestramiento

    ResponderEliminar
  20. te dejo un enlace, donde parece que en la formación de los perros tipos bull, esta formada por la mezcla de perros españoles, perros del toro, y perros ingleses. http://www.lostercios.net/dogo%20ESPANOL%20O%20BRITANICO.htm a ver que opinas??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por tu intervención en el blog.

      Conozco la página y sé un poco de donde parten los presupuestos argumentales que maneja. Hace ya unos quince o veinte años se empezó a extender dentro del panorama canino español vinculado a las razas de presa, ciertas ideas de corte algo patriotero donde se pretendía negar totalmente el papel de Gran Bretaña como ‘patria’ originaria, tanto de las razas de perros tipo dogo- incluyendo a todas las formas similares como los bulldog-como de los terrier tipo bull.

      Las posturas más extremistas las adoptaron gente como Mariano Peinado, la persona que popularizó entre el gran público en APBT y dueño del afijo villa Liberty, que afirmaba- y creo que lo sigue diciendo- que el actual american pit bull terrier es el primitivo alano español que los españoles llevaron a América. Otra gente más centrada en razas de tipo dogo, como la ya fallecida Cristina de Lima Netto- aunque nunca tuve muy claro si los textos eran suyos o de una persona cercana- , también comenzaron en público a sostener posturas muy críticas con la tradición cinológica británica; en concreto la máxima exponente e introductora del bullmastiff en España- o ya digo, alguien de su entorno que publicaba en su web- llego a decir que era una raza de origen ibérico.

      Naturalmente en ambos casos los argumentos y supuestas pruebas de carácter histórico eran disparatados; el relato que componían era una especie de pastiche de exaltación patriótica que no demostraba nada.

      En el caso que nos ocupa el tono es bastante más bajo, pero creo que si bien acierta en muchas cosas- yo mismo comparto en este artículo:

      http://www.molososyperrosdepresa.com/2014/06/la-estandarizacion-del-dogo-de-burdeos.html

      la visión de una casta de perros tipo dogo que no es exclusiva históricamente de Gran Bretaña sino que se extiende por gran parte de la fachada atlántica europea e incluso por zonas del mediterráneo- en muchas otras cae en las mismos vicios ultranacionalistas que ya he descrito más arriba. Me resulta muy arbitrario el modo en que acepta ciertos tópicos que hoy en día no se pueden probar, como la existencia de perros con esas tipologías y de origen fenicio en las islas británicas a la llegada de los romanos- que yo sitúo al mismo nivel de credibilidad que las referencias a los molosos griegos- y como desecha por decreto gran parte de la tradición de perros de tipo bulldog británica por el mero hecho de que en la España contemporánea exista la tauromaquia. Utiliza argumentos de modo interesado cuando habla del desembarco de dogos provenientes de Nápoles, que en aquel entonces estaba bajo la Corona de Aragon... asumiendo que eso prueba su origen hispano, cuando por lógica podrían relacionarse con la larga tradición de perros de esas castas tanto en la Italia peninsular como en otras islas de Mediterráneo- hasta el cinófilo más bisoño pensaría en el mastín napolitano.

      Eliminar
    2. En fin, sería muy largo de ir desgranando punto por punto cada error y la verdad no tengo mucho tiempo- supongo que te habrás fijado en que el blog hasta esta misma semana ha estado inactivo durante meses incluso para contestar mensajes pendientes- pero te remito de nuevo a mi artículo dedicado a la estandarizaci´on del dogo de Burdeos que es el que se resume de mejor manera mi visión actual sobre el asunto.Tengo pendiente desde hace tiempo reescribir los textos dedicados al bandog e incluso este mismo de los terrier tipo bull, porque hay cosas que actualmente querría matizar.

      No obstante, sí que me gustaría señalar que pese a la buena intención que puedan tener en la página Lostercios.net hay errores que son tan absolutamente garrafales que no dejan lugar a la discusión y sitúan al texto fuera de cualquier consideración histórica. Uno de ellos es cuando hacen referencia a la famosa medalla de Burgos y dicen:

      ‘tiene como autor a un español, Cazalla y casualmente proviene de la ciudad francesa de Foix, que casualidades de la historia era en esa época dominio del Reino de Navarra, cuya capital era en ese momento una de las ciudades de más arraigo taurino de toda España, Burgos.’

      Pues bien… para empezar el Reino de Navarra jamás ha tenido por capital Burgos, en la vida…, y además en ese periodo, año 1625, Navarra llevaba más de un siglo perteneciendo a Castilla y no tenía relación alguna con la ciudad de Foix. El autor del texto mezcla aspectos de la Edad Media con otros de siglos posteriores, se hace un lío con la dinastía de Foix- que sí que permanece en la Baja Navarra (la Navarra Francesa)- y la población del mismo nombre; y para colmo mete Burgos en el cóctel, supongo que por reminiscencias medievales cuando por un muy corto periodo de tiempo un rey Navarro controló en cierta forma el condado de Castilla y la cercana Álava- pero Burgos jamás fue capital de Navarra. La verdad es que esa referencia históricamente tan disparatada yo ya la conocía porque lleva muchos años siendo copiada sucesivamente por diferentes administradores españoles de webs y grupos de Facebook relacionados con los alanos, los dogos de Burdeos, etc.

      Así que en definitiva, y con todos mis respetos, creo que el acercamiento historiográfico a los perros tipos tipo dogo que realizan en esa página es muy endeble; se nota que han ido tomado retazos de diferentes lugares pero han sido incapaces de componer un relato medianamente razonado. Comparto con ellos, tal y como ya he dicho, el hecho de que las castas de molosos de presa no son exclusivas en su origen de las Islas Británicas, pero creo sobre reaccionan, basculando hacia el lado contrario en exceso y entronizando España casi como la patria primera de todas esas razas.

      Por otro lado el proyecto que plantean en torno al ‘perro de toro’ no me parece mal, siempre que no se intente engañar a la gente, se aclare que es una ‘reconstrucción contemporánea’ y no falseen la historia.

      Saludos.

      Eliminar
  21. Anónimo2/2/16 23:44

    a mi hay una cosa que me sorprende, y es la cantidad de perros españoles adquiridos por ingleses según el texto. mas de 500 en un solo año para cazar esclavos?? si los ingleses ya tenían perros de calidad, para que esta compra?? es como si el gobierno alemán va a adquirir coches, y utiliza coches italianos o americanos, teniendo ellos bmv, mercedes, and cia. muy normal, desde mi punto de vista no es. sobretodo para el tipo de perro que son los pit, que son perros muy rápidos e incansables para correr y cazar, que es a fin de cuentas, para lo que los ingleses utilizaron a los alanos adquiridos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...